Hogar del arte

Del Teatro Angela Peralta no sólo se disfrutan las interpretaciones en el escenario, su propia historia también es digna de contar

Desde el corazón del Centro Histórico de Mazatlán, el Teatro Angela Peralta (TAP) da la bienvenida a todo aquel que llega atraído por el sinfín de manifestaciones artísticas que tienen lugar dentro y fuera de sus muros.

El TAP está ubicado en la calle Carnaval, a un costado de la Plazuela Machado (link a Descubre Mzt / Sitios / Plazuela Machado) y desde el inicio de su historia han sido fieles compañeros.

Su construcción, a cargo del Ing. Librado Tapia, comenzó en 1869 por iniciativa del empresario Manuel Rubio, quien murió en un naufragio antes de ver la obra terminada. Aquel fatal viaje era precisamente para traer decorados para el teatro desde Europa.

Su viuda se encargó de continuar los trabajos de construcción y en febrero de 1874 se inauguró como Teatro Rubio, en honor a su impulsor; aunque se considera el 6 de febrero en 1881 como día de la inauguración oficial, una vez que el edificio quedó totalmente terminado.

Desde ese momento y hasta ya entrado el Siglo XX, el Teatro Rubio sirvió como escenario de diversos actos culturales. En 1943, ya convertido en cine, su nombre fue cambiado por “Angela Peralta”.

Por desgracia en las décadas siguientes la finalidad original del teatro se fue desvirtuando, llegando incluso a tener peleas de box y ser un taller de pulmonías (un modelo local para auto de alquiler). El tiempo, abandono y fenómenos naturales también pasaron factura a su estructura.

En 1987 ciudadanos y autoridades unieron esfuerzos para iniciar la restauración del teatro. Los trabajos se extendieron hasta 1992 y en ese año es felizmente inaugurado por tercera vez.

Hoy en día el Teatro Angela Peralta es sede de grandes eventos culturales y cívicos. Sus instalaciones completas incluyen galerías de arte y el Centro Municipal de Artes, en cuyos espacios se forjan los futuros artistas de disciplinas como artes plásticas, danza, canto y teatro.

Arquitectura

En el TAP el arte se manifiesta más allá de su escenario, lo hace también en su arquitectura que revela el origen europeo de sus planos. Su bella fachada exterior es de dos plantas y cuenta con un amplio vestíbulo sostenido por seis columnas. La planta superior de la fachada tiene un barandal de hierro y ventanas rectangulares. Al pasar el vestíbulo se puede admirar la ornamentación de la fachada de estilo neoclásico.

En honor a “El Ruiseñor Mexicano”

Angela Peralta (1845- 1883) fue una soprano cuya voz enamoró al público de aquella época, ganándose el sobrenombre de “El Ruiseñor Mexicano”.

Se presentó en varias ciudades de México y el extranjero, triunfando en sitios como Turín, Milán, Reggio, Pisa, Lisboa, Alejandría, Génova, Nápoles, Brecia, Módena, Madrid, Barcelona, Nueva York y La Habana.

En 1872 formó su propia compañía: la Compañía Italiana Ángela Peralta, con la que llegó de gira a Mazatlán en agosto de 1883 para ofrecer una función de ópera. Desafortunadamente la diva nunca pudo presentarse pues se contagió de fiebre amarilla y murió pocos días después, en el hotel contiguo al Teatro Rubio.

Desde 1943 el TAP la honra llevando su nombre.

Consulta la cartelera del TAP y otras actividades culturales de Mazatlán en:

www.culturamazatlan.com

Comments

comments

Powered by Facebook Comments